¿Quieres ser parte del cambio?

Debido a la cuarentena ocasionada por el coronavirus (COVID-19) muchas familias que viven del rebusque en el día a día, han quedado en sus hogares, sin posibilidad de conseguir lo del diario vivir y sin reservas de alimentos para estos días de aislamiento. Ramirez es un ejemplo de esto; un barrio ubicado en pleno centro de Bogotá, armado de retazos que se unen formando un lugar para habitar.

En este momento estamos haciendo una campaña de donaciones en vaki (www.vaki.co) para poder garantiizar la alimentación durante el aislamiento.  Queremos mover a todas las personas aliadas a esta embarcación, para brindar un granito de ayuda a la comunidad recicladora en el barrio.

¿Quieres ser parte del cambio? Ingresa aquí

Piratas de altamar

“En medio de altamar nace el barco «William». un sueño convertido en realidad. Un lugar donde los niños ponen a navegar su imaginación.”

Este proyecto nace el 2015 adelantando labores en el barrio Ramírez, ubicado en pleno corazón de la ciudad, en la zona central de Bogotá. Pensando en el fortalecimiento del tejido social, se adelanta actividades para aprovechar el tiempo libre de los niños y niñas que habitan el barrio. Estas actividades permiten un intercambio de saberes y generan reflexiones de vida entre quienes participan.

Como un primer acercamiento y símbolo de este proceso, la primera intervención realizada fue construir un parque para niños que se transformó en el proceso de construcción y terminó convertido en un barco pirata dentro de un barrio pirata. Desde ese momento se comienza una serie de reflexiones sobre lo que es ser pirata y estar marginado de un sistema.

Ramírez nace de la necesidad de un techo en una ciudad que expulsa a sus habitantes cuando el dinero no alcanza. Este barrio fue creciendo exponencialmente con la llegada de recicladores y personas de bajos recursos quienes poco a poco fueron habitando esas fincas baldías ubicadas en las montañas surorientales de la capital. La falta de estado es evidente en estas tierras piratas al carecer de servicios básicos suministrados por el distrito, dejando estas tierras piratas a la deriva.

bazar pirata

En estos momentos los piratas de Ramirez adelanta en el barrio una serie de actividades culturales y pedagógicas, pensando en la transformación de las dinámicas del barrio; un lugar de experimentación, donde podemos buscar otra forma de conectar.

  • Olla comunitaria: Forma para compartir un recurso básico como lo es la comida como fuente primaria de energìa. Desde la cocina poder ofrecer menús diferentes a la comunidad, empezar diálogos asociados a la soberanía alimentaria y el espacio de la cocina como un lugar primario de interacción con la comunidad.
  • Torneos de microfútbol: Trabajo fìsico en un torneo mixto relámpago con partidos a un solo gol. Espacio donde se busca poner en actividad la energìa de quienes participan. Dentro del torneo se busca entender el espacio, como lugar de actividad y de compartir, más que de competencia. Desde el torneo se busca también fortalecer habilidades en el trabajo en equipo, la organización y el compartir.
  • Actividades lúdicas: La infancia como el primer segmento de población en estado de vulneración. El proceso de los piratas de Ramírez como un espacio de protección y pedagógico. Cambio de contexto desde la niñez para fortalecer aspectos de jóvenes y adultos.
  • Frecuencia Pirata: Ejercicio de comunicaciòn participativa con la comunidad. Espacio para conocer la opinión de la comunidad sobre diversos temas y de divulgación.
  • Escuela Popular Audiovisual: Proceso de comunicación popular audiovisual realizado con los niños, donde se aprende a reconocer su territorio por medio del periodismo y del audiovisual.
  • Escuela Popular de Hip-Hop: La escuela popular se toma las calles de Ramirez, enseñando a los más jóvenes a expresarse con la voz por medio del canto y a expresar con el cuerpo por medio del breakdance
  • Huerta: En busca de la soberanía alimentaria, se comienzan procesos de huerta urbana para tener un contacto más directo con la tierra y la agricultura.

 

 

Mensaje en la botella

Queremos saber más de tí.