PROYECTO PIRATA

Ramírez es un barrio de Bogotá que nació de la necesidad de sus gentes por tener un techo. En este barrio se disipan muchas necesidades y se soporta todo tipo de ausencias: equipamientos culturales, gobernabilidad, planeación. Esto ocurre porque la urgencia de lo cotidiano así lo hace preciso: primero sobrevivir. Es así que el contexto del barrio es difícil, incluso peligroso. Se trata, sin duda, de un barrio marginalizado del devenir de la ciudad y olvidado por las instituciones.

Hoy, tras décadas de completo estatal, hemos comprendido por fin que la solución a los problemas del barrio no pueden depender de las mismas personas que los han originado. Nuestra apuesta es tomar el timón para transformar y reescribir nuestro destino. Mientras se tenga la oportunidad para imaginar nuevos horizontes, otros mundos serán posibles. Es por ello que nuestro viaje inicia con la sencilla idea de devolverle a la niñez de Ramírez la capacidad de imaginarse.

Lentamente Ramírez se convierte en una galería a cielo abierto. El plan: realizar tres intervenciones a gran escala que completen un circuito de parques y un aula abierta para que niños y niñas de diferentes barrios puedan recorrer libremente sus territorios. Nuestro propósito: generar proyectos colectivos y colaborativos en los que se incentive la participación comunitaria a través de estrategias de emprendimiento local que garanticen los mínimos vitales para la calidad de vida de las personas de Ramírez.